Yam energías | técnicas para relajarse, cómo relajarme, cómo salir del estrés, como bajar la ansiedad, yoga y estrés, consejos para una vida saludable
técnicas para relajarse, cómo relajarme, cómo salir del estrés, como bajar la ansiedad, yoga y estrés, consejos para una vida saludable
técnicas para relajarse, cómo relajarme, cómo salir del estrés, como bajar la ansiedad, yoga y estrés, consejos para una vida saludable
1455
single,single-post,postid-1455,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive

Blog

sentirme bien mindfulness

¿Qué puedo hacer para sentirme bien y calmar el estrés?

  |   gestión del estrés, mindfulness, yoga
Os dejo el artículo que publiqué en la revista de la asociación con la que colaboro, APTN_Cofenat. ¡Espero que os guste y que os sirva! Si crees que le puede ser útil a algún amigo, ¡reenvíaselo!

 

Cada vez más personas demandan una actividad que les permita hacer un break en su agitado día laboral. ¿Necesitas una vía de escape que elimine las tensiones musculares acumuladas, pero que además calme la ansiedad y el estrés que ya forma parte de ti?

 

Si ya has oído hablar del yoga o te has interesado por él, probablemente habrás leído que es una técnica que equilibra cuerpo y mente, que proviene de la India, que lleva siglos practicándose y que cada vez está más de moda en Occidente. Efectivamente, eso es así, pero el yoga va mucho más allá.

 

El yoga ha sido definido por muchos maestros yoguis de diferentes formas, pero todos coinciden en el mismo concepto: es el cese, control, o detención de los pensamientos, emociones, apegos, y un largo etcétera.

El yoga por tanto, es mucho más que una técnica, porque aunque utilice técnicas muy variadas; el fin en sí mismo es recorrer el camino de la vida con quietud, serenidad, felicidad, y todas las palabras positivas y bonitas que te vengan a la cabeza. De esta forma, podrás llegar a estar en paz contigo mismo y con las personas que están a tu alrededor, independientemente de lo que ocurra en el exterior, y a pesar de las circunstancias que se presenten, sean positivas o negativas.

El yoga es ser un observador, captando cada momento que vives, siendo consciente de todo lo que pasa en ti y a tu alrededor: desde los objetos, sonidos, circunstancias que suceden fuera de ti, hasta los movimientos que realizas, los pensamientos que rondan tu cabeza o las emociones que sientes. Aumenta la intuición y la felicidad, porque cuanto más conoces la mente y el cuerpo, más fácil te resultará calmarlos y estar en paz. En definitiva, el yoga es vivir aquí ahora de la mejor forma posible.

vczh1joyre8-eli-defaria
La consciencia sobre el cuerpo

Hay muchos tipos de yoga, pero hoy te hablaré del que más se practica en países como EE.UU. y España. El yoga clásico es el hatha yoga o yoga físico, que utiliza el cuerpo y la respiración para eliminar las tensiones tanto físicas como mentales, como premisa fundamental para alcanzar esa consciencia y quietud de la que te acabo de hablar en líneas anteriores. Si nuestro cuerpo está inquieto, dolorido o enfermo, y nuestra mente no para de darnos la lata con miles de pensamientos rondando por la cabeza a cada segundo, difícilmente podremos lograr la tan ansiada paz interior que cada vez más personas necesitan.

 

En una clase típica de hatha yoga se practican asanas o posturas de yoga para fortalecer, tonificar, estirar y flexibilizar todo el cuerpo. Hay tantas de posturas porque el yoga busca mover y estimular cada sistema, función, órgano, glándula, músculo, hueso, articulación, tejido y poro de la piel del cuerpo. Estas posturas no son un mero ejercicio físico, ya que las realizaremos de forma consciente, alargando la respiración, adoptando una postura meditativa. Se puede simplificar con que hatha yoga es meditar en las posturas.

Cobra yoga bhujanjasana

 

Otro de los elementos más importantes en una clase, son las técnicas de respiración o pranayamas, que nos permiten asimilar y distribuir la respiración de una manera más eficiente, oxigenando cada célula, y dotándonos de mayor energía y vitalidad.

 

La relajación es quizá la parte más importante, ya que conseguiremos que nuestro cuerpo esté dormido, mientras la mente permanece muy despierta y atenta, para ir relajándonos por completo.

Mejorar mi vida

Ser más consciente, estar mejor físicamente, no estar pensando constantemente…. Pero en la práctica, ¿qué beneficios obtengo? Aunque se han enumerado muchísimos beneficios, te destaco dos grandes grupos que a mí me han cambiado la vida:

 

  • Desarrolla la paciencia

Cada asana o postura de yoga hace que te des cuenta de que no puedes hacer a la primera todas las posturas, que todo lleva su tiempo, y que es importante cómo te tomes las cosas mientras dura ese proceso. Esto es algo muy útil para vivir el día a día, centrado en lo que tienes que hacer, y si estás paseando o cogiendo el metro, no estar pensando en todo lo que tienes que hacer hoy. Por eso, el yoga te ayudará a paliar la depresión, la ansiedad o el estrés, y cada vez más psicólogos lo recomiendan a sus pacientes.

 

Ten en cuenta que: el yoga, por tanto, no es una técnica rápida, fácil ni que te dé resultados en la primera clase. Es un proceso, al que tendrás que dedicar tu esfuerzo reservando al menos un par de días a la semana para practicarlo, ya que “un gramo de práctica vale mucho más que mil de teoría”. Cuanto más practiques más calmado y en paz estarás contigo mismo.

 

  • Mejora y favorece tu salud

Ya habrás deducido, por tanto, que el yoga también es un excelente método para conservar la salud, si estás en perfecto estado, o para mejorarla, si tienes molestias, dolores crónicos o enfermedades. En este sentido, el yoga se puede utilizar también como terapia, adaptando la clase a tu casuística.

 

Poco a poco, serás más consciente de que pueden intervenir en tu salud de muchas formas: alimentándote mejor, identificando el inicio del estrés para que no llegue a somatizar en el cuerpo: dolores de espalda, cervicales, piernas dormidas, calenturas, dolores de cabeza, migrañas, mal humor, y un largo etcétera.

Ten en cuenta que: el yoga se adapta a ti, y no tú al yoga. No se trata de hacer posturas imposibles, ni ser un acróbata. La esencia del yoga es ser en la postura, vivir lo que te está pasando en cada asana, sentir los músculos que intervienen, observar los pensamientos que aparecen, y dejarlos ir. Así eliminarás tensiones físicas del día y te darás cuenta de que estar bien es más fácil de lo que piensas.

 

Se han definido hasta 50 beneficios de yoga, pero como ya he mencionado en líneas anteriores, yoga es práctica, y todo lo que te he contado o pueda seguir contándote no sirve de mucho si no prácticas y lo experimentas por ti mismo. ¿Te animas a probar una clase?

Jenifer Humanes

AUTHOR - Jenifer Humanes

Acompaño a las personas y organizaciones hacia su desarrollo personal y profesional a través de Mindfulness y Coaching ejecutivo. Defiendo una vida física, mental y emocional sana y productiva desde la responsabilidad y el cambio progresivo.



Quiero suscribirme a la
NEWSLETTER
Próximas actividades