Yam energías | los principios del yoga, atención plena, no juicio, aceptación, no forzar, no violencia, respiración consciente
los principios del yoga, atención plena, no juicio, aceptación, no forzar, no violencia, respiración consciente
los principios del yoga, atención plena, no juicio, aceptación, no forzar, no violencia, respiración consciente
1731
single,single-post,postid-1731,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive

Blog

Trikonasana

Los 5 principios básicos que no deberías olvidar practicando yoga

  |   yoga
Preparando un cuso de Atención Plena o Mindfulness y gestión del estrés, me han salido algunos de los principios básicos del clásico hatha yoga. Son valores que repito una y mil veces en mis clases, y estoy segura de que algún alumno ya lo repite como un mantra :-) Y por eso, si eres practicante habitual de yoga, o estás empezando, viene muy bien tener presente estos valores a tener en cuenta en tu clase y sadhana o práctica personal de yoga

 

  • No competencia o violencia con uno mismo ni con los demás.

Yoga no es un deporte por el que competir. Acepta tu estado físico y mental de ese momento, no tienes que llegar a ningún lado, sólo ser en la postura, sentir tu respiración y tu cuerpo, sin juzgarte por no llegar a dónde la mente quiere o desea. Recuerda que el fin no es la flexibilidad o la fuerza que desarrolles, si no que todo eso llegará como consecuencia de tu práctica de llevar la mente al cuerpo una y otra vez. Aquí entra un valor también muy importante, la paciencia, que desarrollas cuando tu práctica se vuelve asidua. Una mente flexible, es un cuerpo flexible.

Escucha a tu propio cuerpo.

Esto sólo es posible con la atención y observación sobre cada parte del cuerpo involucrada en el asana, sin perder la visión general del conjunto del cuerpo. Sólo así conseguirás evitar tirones, o incluso lesiones. El cuerpo nos habla a cada minuto pero casi siempre estamos ocupados en otra cosa que no sea nosotros mismos. Párate, observa y respira, verás qué sucede. Esta escucha interna nos será muy útil para saber cuándo algo no funciona, cuando estamos somatizando, cuándo tengo que cambiar algún comportamiento en mi vida, etc.

No realizar sobreesfuerzos.

Todo se hace de un modo lento y consciente. Si no sé hasta dónde puedo llegar, ni cuáles son mis limitaciones, me fatigaré y todo será como un ejercicio más, inconsciente, mecánico y sin ninguna intención de utilizarlo como un medio sobre mi sadhana o práctica personal en la que pueda desarrollarse la evolución de la consciencia.

 

  • Respirar de forma consciente, sin exhalar por la boca.

En las primeras sesiones quizás te cueste exhalar por la nariz, pero recuerda que de forma natural, sin darte cuenta, respiras por la nariz (a no ser que tenga algún tipo de problema respiratorio) La nariz es la única que está preparada para una respiración correcta gracias a su composición. El aire está cargado de partículas que no son demasiado buenas para nuestro organismo, y al inhalar lo limpia y filtra para que entre lo más puro posible a los pulmones; una vez que sacamos el aire, se liberan las toxinas y todo lo que no necesitamos. Cuánta más profunda sea tu respiración, más energía recogerás y más toxinas eliminarás.

Utiliza tu exhalación para sacar tus resistencias y molestias.

Observa cómo los músculos ceden y se liberan de tensión cuando traes la mente a la zona afectada y realizas una espiración profunda y lenta, vital para poder seguir avanzando en tu postura (recuerda: no para llegar a poner el pie en la cabeza, por ejemplo, si no para vivir tus avances a nivel físico y mental).

 

 

Cuando aceptamos lo que en la vida sucede, cuando dejamos ir las emociones y pensamientos que nos hacen estar prisioneros en vida, cuando nos damos cuenta de que lo que sucede no es bueno o malo en sí mismo, si no que puedo aprender y evolucionar con eso que me ha pasado, cuando me libero de los juicios que me impongo a mi mismo, y a los demás…. guauuu, todo cambia. Pruébalo.
  • Descanso entre posturas.

No sólo para relajar los músculos, articulaciones y huesos que han estado involucrados en la postura, si no para volver a traer la mente al cuerpo, si en algún momento se alejó con algún pensamiento, imagen, sonido, etc. La esencia del yoga es la presencia aquí y ahora.

  • Trae la mente al cuerpo una y otra vez.

Las veces que sean necesarias, tantas como te des cuenta de que te has ido con alguna distracción. Si este momento sucede, enhorabuena, habrás dado un paso muy importante y fundamental: unir la mente al cuerpo, aquí y ahora.

Esto nos recuerda algunos valores de la práctica interna y diaria del yoga: la aceptación y el no juicio.

  • Acepta lo que hay en este momento desde el no juicio.

La experiencia es única ahora, no se repetirá, siempre será diferente.

En más de una ocasión te habrás dado cuenta de que las cosas no salen como uno desea y entonces aparece la aversión o rechazo hacia lo que no me gusta. ¿Te has parado a pensar que no tienes control sobre todo? Quizás observes y te des cuenta de que con ese rechazo sólo consigo aumentar la crispación, la ira, la apatía o cualquier pensamiento o emoción que mantiene ligado a ese hecho que sucedió en el pasado, pero que ya no está aquí.

Si, por el contrario, consigo que algo salga como quiero, la felicidad se hace latente y me apego a eso que he conseguido. ¿Qué cuál es el inconveniente de conseguir lo que quiero? Que estoy supeditado a que las cosas salgan siempre como yo quiero, y cuando no sucedan, me sentiré desgraciado, triste, apático, incluso podré convertirme en una víctima que no puede cambiar su situación.

Cuando aceptamos lo que en la vida sucede, cuando dejamos ir las emociones y pensamientos que nos hacen estar prisioneros en vida, cuando nos damos cuenta de que lo que sucede no es bueno o malo en sí mismo, si no que puedo aprender y evolucionar con eso que me ha pasado, cuando me libero de los juicios que me impongo a mi mismo, y a los demás…. guauuu, todo cambia. Pruébalo.

Jenifer Humanes

AUTHOR - Jenifer Humanes

Acompaño a las personas y organizaciones hacia su desarrollo personal y profesional a través de Mindfulness y Coaching ejecutivo. Defiendo una vida física, mental y emocional sana y productiva desde la responsabilidad y el cambio progresivo.