Yam energías | Jenifer Humanes en la radio. Qué tipos de estrés hay. Estrés positivo. Estrés negativo. Qué puedo hacer para tratar el estrés. Mindfulness para relajarme
Jenifer Humanes en la radio. Qué tipos de estrés hay. Estrés positivo. Estrés negativo. Qué puedo hacer para tratar el estrés. Mindfulness para relajarme
Jenifer Humanes en la radio. Qué tipos de estrés hay. Estrés positivo. Estrés negativo. Qué puedo hacer para tratar el estrés. Mindfulness para relajarme
1889
page,page-id-1889,page-child,parent-pageid-1439,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive

Radio

El pasado sábado 21 de noviembre tuve el placer de charlar con José Luis Diaz, presentador y director del programa “El Séptimo Chakra”, en radio Gredos. Estuvimos hablando sobre el estrés, cómo saber identificar si tenemos o no estés, y cómo nos repercute en el cuerpo a nivel físico, mental y emocional.

La entrevista la podrás escuchar a partir del minuto 57, o si lo prefieres, aquí tienes la entrevista por escrito.

Espero que os ayude y os guste.

1.¿Qué es el estrés? Todos oímos hablar del estrés a menudo y decimos que estamos estresados, pero ¿sabemos realmente qué es el estrés?

Respuesta:

Coloquialmente, la palabra estrés se usa para los momentos en los que las personas se sienten nerviosas, con ansiedad, y empiezan a tener síntomas en el cuerpo como dolores de cabeza, espalda, cuello, estómago

Por eso, estar estresado se asocia normalmente a trastornos como ansiedad, insomnio, irritabilidad, cansancio, depresión, etc. Pero no todo el estrés es negativo, incluso podemos aprender de él y trasformar una situación que nos resulta estresante. Sólo tenemos que darnos cuenta de qué nos pasa y saber tratarlo. El cómo afrontamos una situación es lo que nos determinará qué tipo de estrés padecemos.

 

Ante un mismo agente estresor unas personas reaccionan con estrés negativo y otras con estrés positivo, por lo que no se puede afirmar que aquellas situaciones consideradas como estresantes, vayan a estresar a todos por igual. Un claro ejemplo son las ciudades, donde se vive deprisa, y se hacen actividades de todo tipo, y los pueblos, dónde todo va más despacio y hay menos cosas que hacer. Ni todos los habitantes de una ciudad están estresados ni todos los habitantes de un pueblo son felices. Otros estresores pueden ser: el trabajo, la familia, las enfermedades, el clima, las adicciones, las frustraciones, o cualquier estímulo interno o externo físico, químico o social.

 

Si la relación que tengo con el mundo externo no produce desequilibrio, estaré ante el estrés positivo, o Euestrés. Supero los obstáculos y me enfrento a las situaciones satisfactoriamente, incluso aprendiendo de ellas. En este estado de estrés positivo se genera alegría, satisfacción y energía desde la aceptación de lo que me está pasando. Este tipo de estrés es al que deberíamos de llegar

 

El Distrés por el contrario, es el estrés negativo, tóxico, desagradable y es el que deberíamos evitar o tratar. Es un estrés que ocasiona un exceso de esfuerzo en relación a la situación que estoy viviendo. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico, como los dolores psicosomáticos* de los que hablábamos antes. Puede llegar a producir hiperactividad, envejecimiento prematuro, acortamiento muscular, y si éste persiste, podríamos desarrollar patologías crónicas y enfermedades psicosomáticas como la depresión.

 

*Enfermedades que tienen relación cuerpo-mente.

Son aquellas enfermedades físicas que tienen un origen psicológico. Equivale a decir que una dolencia psicosomática tiene un origen emocional. Un individuo que sufre un trastorno de ansiedad con ataques de pánico puede sufrir, desde mareos hasta colitis, pasando por náuseas y dolor en el pecho.

2. ¿Cómo se si estoy en un momento de estrés?

Respuesta:

Para saberlo es necesario que nos observemos y traigamos la atención al momento presente, comenzando a percibir cómo se encuentra el cuerpo, la mente y qué emociones predominan en mi actividad diaria.

Algunas de las consecuencias de encontrarse en un estrés negativo son:

• A nivel físico: cansancio y abatimiento, insomnio, dolores de cabeza, presión en el pecho o dolor de estómago, tensiones musculares, respiración entrecortada, dependencia a sustancias adictivas (alcohol, tabaco, drogas, cafeína), llevar una alimentación insana, comer en exceso o con ansiedad, tener la tensión alta o hipertensión

 

• A nivel mental: ensimismarse en una idea, pensamiento o situación, o lo que es lo mismo, tener una actividad mental muy activa que nos impide ver y vivir el momento, dejarse llevar por las emociones, llamadas negativas, como el miedo ante la incertidumbre, la ansiedad por algo que no llega, la preocupación sobre una situación o persona, o la aversión o rechazo hacia lo que no me gusta, y pretendo evitar, sin muchas veces darnos cuenta de que lo que nosotros queramos poco importa si tiene que suceder.

Si una persona tiene alguno de estos síntomas, sería muy recomendable comenzar a tratar el estrés

Para abordar emociones como el estrés, podemos practicar hatha yoga o yoga físico para eliminar tensiones físicas, mentales y emocionales; meditación para eliminar tensiones mentales y emocionales, y Mindfulness como combinación de ambas para incorporar la atención plena sobre las actividades cotidianas.

3.¿Cómo puedo abordarlo/ superarlo?

Respuesta:

  • El primer paso para liberar tensiones es realizar una práctica semanal que nos permita sacar las tensiones físicas del cuerpo, en músculos, articulaciones, ligamentos, tendones y huesos. Si tenemos un cuerpo engarrotado, con molestias o dolores, difícilmente podremos vivir con plenitud. Gracias al hatha yoga o yoga físico, que lleva practicándose durante siglos, podremos estirar, fortalecer y tonificar el cuerpo para después calmar la mente y las emociones, y por tanto, reducir el estrés. Ya hemos visto la relación tan estrecha que tiene el cuerpo con la mente y viceversa. Por eso, es fundamental tratar el cuerpo primeramente.

Gracias a las posturas de yoga conseguimos un cuerpo sano, equilibrado y con energía, podremos corregir la postura y la actitud ante la vida, mejorar la salud de la espalda, calmar el sistema nervioso, y por tanto el estrés, generar un estado emocional positivo que permita que la mente se integre con el cuerpo, equilibrar los sistemas y aparatos del cuerpo (circulatorio, nervioso, digestivo, endocrino, excretor), de ahí que el yoga sea un perfecto antídoto preventivo contra las enfermedades.

  • Una vez que hayamos avanzado en nuestra practica de yoga, es altamente recomendable comenzar a meditar. No se recomienda meditar a personas que estén en depresión o con altas dosis de ansiedad u otras enfermedades mentales graves. Si nos ponemos a meditar cuando la mente está altamente inestable, podríamos generar el efecto inverso. Es como cuando una persona obesa quiere perder peso y comienza a correr con el riesgo de padecer un ataque al corazón. Primero deberá de cuidar su alimentación, y una vez el peso haya bajado a unos niveles suficientes para que su vida no corra peligro, podrá comenzar a realizar ejercicios acordes a su nivel físico. Un cuerpo estable propicia una mente estable y en calma. Y la meditación es el mejor entrenamiento para la mente, porque nos ayuda a dejar los pensamientos, sensaciones y emociones en su sitio, sin dejar que nos aborden ni nos sobrepasen. Esto requiere mucha práctica, paciencia y fuerza de voluntad, pero a medida que vayas meditando, verás cómo los resultados vienen por sí solos, y los cambios en tu vida serán profundos y transformadores.

 

  • Si la persona que nos escucha está muy ocupada y no puede acudir a un centro de yoga para practicar hatha o meditación de forma regular en el tiempo y necesita un apoyo más personalizado, la alternativa son los cursos de gestión del estrés basados en Mindfulness. Son cursos de iniciación de 4 a 8 semanas, dónde sólo tiene que acudir una vez a la semana al centro, ya que el resto de semana, podrá practicar en casa con los audios y guías que se le facilita. Estos cursos fueron creados por el centro médico de la Universidad de Massachusetts y miles de personas lo practican por todo el mundo. Se abordan técnicas de relajación y respiración, ejercicios de yoga y meditación, prácticas de autorregulación emocional, gestión del tiempo o comunicación eficaz para llevar a nuestra vida diaria, entre otras muchas prácticas.

 

Se trata en definitiva de cultivar la atención plena sobre lo que hago en el momento presente, sobrepasando los acontecimientos pasados, que ya no están, y sin anticiparme al futuro, que aún no ha llegado. Esta atención se entrena como si se entrenara un músculo, comenzado a observar una zona concreta del cuerpo, o la respiración, para que ésta sea el principal foco de atención. Con esto conseguimos que las tareas, sonidos, emociones, pensamientos o situaciones que se suceden una y otra vez, se queden en un segundo plano y por tanto, poder mantenernos serenos, realizar acciones conscientes y tomar decisiones deliberadamente.

Con esto conseguimos que las tareas, sonidos, emociones, pensamientos o situaciones que se suceden una y otra vez, se queden en un segundo plano y por tanto, poder mantenernos serenos, realizar acciones conscientes y tomar decisiones deliberadamente.

4. ¿Cuándo y dónde podemos acudir a estas clases de yoga y al curso de gestión del estrés?

Consulta el menú de Retiros de la web para ver próximas convocatorias

5. ¿Cómo podemos acudir a ti?

Respuesta:

A través de mi web www.yamenergias,com podréis ver en detalle toda la información sobre estas clases y cursos, además de los retiros de fines de semana en Gredos, talleres y charlas. Podréis encontrar también artículos sobre estrés y ansiedad, consejos para la práctica de Mindfulness o yoga y algún audio de relajación.

 

También podéis poneros en contacto conmigo en jenifer@yamenergias.com o través de Facebook  en yamenergias