Yam energías | el yoga cambia la vida, cómo el yoga cambió mi vida
el yoga cambia la vida, cómo el yoga cambió mi vida
el yoga cambia la vida, cómo el yoga cambió mi vida
1527
single,single-post,postid-1527,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive

Blog

Jenifer Yoga

¿Cómo me ha cambiado la vida el yoga?

  |   gestión del estrés, mindfulness, yoga
Ahora que comienza Julio, se han cumplido 3 años desde que descubrí por primera vez lo que después sería mi gran pasión, el yoga. Más tarde supe que el regalo estuvo también ideado por dos de mis mejores amigas, Vero y Paula, y que después tanto harían por sacar este proyecto adelante. No sabéis cuanto os agradezco a los tres el haberme facilitado el descubrimiento del yoga, y a personas tan importantes como mis padres y hermano, por apoyarme en este gran proyecto de vida.

 

Cuando se cumple el aniversario de algo importante en tu vida, sueles hacer balance del recorrido, del camino que has andando hasta el día de hoy, y me gustaría compartir con vosotros el gran cambio que estoy viviendo gracias al yoga.

¿Por qué el descubrimiento de estas técnicas naturales cambiaron mi vida?

Desde que recuerdo, y como seguro que te ha pasado a ti alguna vez, he tenido momentos de rabia, tristeza, apatía, ira, enfado sin sentido, sin ninguna razón (vamos, lo que se suele llamar rebelde sin causa), y todo tipo de emociones mal llamadas negativas (ya que todas las emociones nos enseñan algo que necesitamos saber y que no vemos) con todo lo que eso conlleva.

 

Estaba mal conmigo misma por todo lo que me provocaban estas emociones que no sabía gestionar, y lo somatizaba en el estómago, el cuello, o las piernas. Los cabreos, el no aceptar las cosas tal como venían, la ansiedad por el futuro y la vida sedentaria me provocaban hinchazón y gases, malas digestiones, estreñimiento o diarreas, según el caso, dolores de cuello y hombros y hormigueo en la pierna derecha.

 

Todo esto me hacía estar física, emocional y mentalmente mal no sólo conmigo misma, sino también con los demás. Me convertí en una persona que no era consciente de mis palabras y acciones, y me arrepentía de algunas conversaciones que tenía con los demás, especialmente con los que más quieres. Cuando son las emociones las que hablan por ti, comienzas a perderte y es importante parar antes de que sea demasiado tarde.

 

Según iba avanzando el malestar, me iba haciendo consciente de que esto no podía seguir así y necesitaba hacer algo para frenarlo. Quería estar bien a nivel físico, mejorar mi salud y las relaciones con los demás que tanto se habían deteriorado.

 

Fue en ente momento cuando descubrí las maravillas del reiki y algunas meditaciones de Osho de la mano de Jaladhi Fernandez. Fue el comienzo de algo realmente hermoso, el camino hacia el autoconocimiento de mi misma. Al poco tiempo empecé a practicar yoga, después de recibir el bono regalo, y todo iba cambiando paulatinamente: mi salud y las relaciones con los demás estaban mejorando, me sentía feliz sin ninguna razón. Fue cuando me decidí a formarme como instructora de yoga porque sentía la necesidad de transmitir esta gran maravilla a los demás. Si a mí me había funcionado, ¿por qué no lo iba a hacer a los demás? A medida que iba aprendiendo asanas y pranayamas más avanzados, incorporé técnicas de limpieza y purificación, mejoré mi alimentación (reduciendo primero y eliminando después la carne y el pescado, incorporando semillas, aumentando las verduras y frutas, etc.) e intentaba llevar a mi día a día la filosofía del yoga. Ahora puedo decir que he eliminado el estreñimiento, que mis digestiones son ligeras, que me siento genial a nivel físico y energético, que pienso antes de hablar en cualquier estado emocional en el que me encuentre y que siento la vida como un regalo.

 

Lo mejor de este camino es que no ha terminado, que durará toda la vida, porque como la filosofía del yoga dice, la meta es el camino, y hay que vivir día a día, momento tras momento, desde la observación, la atención plena, aprendiendo a superar los obstáculos de la vida, a no vivir con aversión, apegos, o dejándonos llevar por los pensamientos y emociones. ¿Alguna vez has sido tú mism@, has vivido libre de ataduras físicas, mentales y emocionales? No permitas que eso no suceda, permítete intentarlo. No busques, encuentra. No te quedes parado, actúa. No te quedes pensando, ¡¡¡vive!!!

Jenifer Humanes

AUTHOR - Jenifer Humanes

Acompaño a las personas y organizaciones hacia su desarrollo personal y profesional a través de Mindfulness y Coaching ejecutivo. Defiendo una vida física, mental y emocional sana y productiva desde la responsabilidad y el cambio progresivo.